Sobre madera se crea una textura que sugiere vetas de la tierra y del mineral, surcos de campos labrados, erosión, fluir de aguas y viento, grietas en la roca.

Lo humano se manifiesta y se hace presente, al dejar una huella manuscrita, a través de la talla en la madera y en el trazo de pintura.

Huellas y surcos que nos habla del paso del tiempo, llevando dentro procesos e historias.